¿Necesitas una idea única para crear tu ‘start up’?

No es necesario que se te ocurra algo nunca visto, ni que aquello que te lleva a crear tu empresa sea verdaderamente único. Hay otras fuentes de inspiración para emprender que están a tu alrededor.co-spaces-benidorm-crear-start-up

Andy Boynton, autor del libro The Idea Hunter, asegura que “si abres los ojos, la respuesta está justo ahí. Pero el mundo en el que te mueves debe ser suficientemente amplio y diverso para alimentar las ideas que necesitas”.

La ocurrencia que te llevará a crear una nueva empresa no tiene por qué ser única. Si fuera así, en el mundo habría apenas un puñado de emprendedores. Algunos creadores de empresas se inspiran en las ideas del pasado y son capaces de rescatar conceptos o negocios que tuvieron éxito un día y hoy, readaptados, significan un éxito para ellos; otros confían encontrar la próxima gran idea a la vuelta de la esquina, y buscan alrededor de lo que otros saben o hacen. E incluso hay quien recurre a lo más descabellado, sobre la base de que no hay ocurrencia absurda si se acompaña la extraordinaria visión del emprendedor con una gran capacidad para ejecutarla. Ahí está el éxito. Esto debería enseñarte la importancia de no tener miedo de lo que puedan pensar los demás, por absurda que pueda parecer tu idea. Muchos emprendedores han triunfado a pesar de quienes critican sus proyectos y los consideran irrealizables. No debes temer al fracaso ni a la posibilidad de explorar nuevas posibilidades.

Puede ser bueno que empieces por tu propia experiencia. Aquello en lo que seas mejor que los demás constituye una gran oportunidad de negocio. Piensa qué es lo que más te divierte.

Sigue tu instinto y sé inconformista. La diferencia con lo de todos los días es una señal del innovador que llevas dentro. Los que creen en su instinto son capaces de crear nuevas reglas, de anticiparse y solucionar los problemas del futuro.

Ten en cuenta tus hobbies. Forman parte de ti, y son ideas muy cercanas. Elige lo que de verdad te gusta hacer y desarrolla un proyecto en torno a aquellas cosas sobre las que no puedes dejar de hablar todo el día. El entusiasmo es un punto de partida, pero debes tener en cuenta que con eso no basta para que tu negocio sea sostenible en el largo plazo.

No desprecies la posibilidad de convertirte en “emprendedor usuario”, esto es, aquel que crea un producto o servicio para sí, porque no lo encuentra en otro sitio. Esta experiencia personal es una fuente de inspiración valiosa para nuevas ideas que se traducen en proyectos reales.

Un método eficaz es explorar las tendencias que surgen y triunfan en otros lugares y en culturas diferentes. Adáptalas e implántalas en tu mercado. El público reacciona a cambios en el estilo de vida, los valores, la demografía o cualquier otro fenómeno. Eso sí, para diseñar nuevos productos y servicios y ser disruptivo, debes ser capaz de aportar soluciones creativas a los problemas que se presentan en la vida cotidiana.

Cambia tu forma de ver el mundo y deja que tu idea se transforme y evolucione en contacto con la gente. Acostúmbrate a trabajar con conceptos opuestos y procura ser muy flexible cuando se trata de implantar tu idea. Es bueno que analices cómo reacciona el público ante tu ocurrencia, cómo responde y también cómo puede modificar tus planteamientos.

Debes escuchar mucho. Conviértete en un emprendedor que se deja aconsejar. Necesitas aprender y estar abierto a nuevas ideas que quizá no coincidan con tus opiniones o incluso con tus expectativas.

Averigua cómo otros han resuelto los problemas que tú te planteas en tu negocio. Estás rodeado de gente que ha intentado solucionar dificultades idénticas. Hay grandes oportunidades para aprender, y siempre hay una manera mejor de resolver un conflicto.

Sigue los pasos de aquellos que invierten en innovación y talento. Quienes son considerados business angels influyentes que saben ver dónde están los negocios del futuro suponen una fuente de inspiración e información inestimable acerca de los sectores con futuro. Es un termómetro de aquellos proyectos e ideas que pueden servirte para crear una nueva empresa.

Suele aceptarse el hecho de que un emprendedor es el que descubre nuevos sectores o inventa filones de negocio que nadie podía imaginar. Pero debes tener en cuenta que también hay creadores de empresas que se inspiran en las ideas del pasado y pueden rescatar y readaptar conceptos o negocios que tuvieron éxito un día. También hay innovadores que son capaces de activar sectores que están en declive o negocios obsoletos que reviven con sus ideas renovadas. Se puede hablar de “un viejo problema con una nueva solución”. En muchas ocasiones, una innovación sustituye a algo que en su día fue innovador.

Fuente: http://www.expansion.com/2013/07/05/emprendedores-empleo/emprendimiento/1373039556.html