Qué fórmulas ofrece España para atraer talento empresarial

Desde Centro de Negocios Terramar, en Benidorm (Alicante), les recomendamos leer el siguiente artículo.

Son pocas pero existen. En nuestro país hay algunas iniciativas de carácter público y privado para informar y asesorar a los emprendedores que vienen de fuera a poner en marcha aquí sus compañías.

¿Cuáles son los trámites burócraticos? ¿Y las vías de financiación? ¿A qué eventos puedo acudir cuando quiero ampliar mi red de contactos? Estas y otras muchas cuestiones son las que se plantean los emprendedores cuando se enfrentan a su aventura empresarial. Los extranjeros, además, deben encarar otros obstáculos como la cultura del país, el idioma y las formas de sociedades que existen, entre otros aspectos.

Aunque escasas, en nuestro país existen iniciativas dirigidas a informar al talento foráneo de las oportunidades de negocio y las maneras para establecer una empresa en España:

Iniciativas públicas. Invest in Spain es un programa que pertenece al Icex y que se encarga de promover y atraer inversión extranjera. Miguel Ángel Trujillo, socio director de BA International Partners, recuerda que este portal recoge información pertinente para los extranjeros que quieran implantar sus empresas en el país: impuestos, mercado de trabajo, incentivos, vida en España, etcétera.

De carácter más local son Madrid Emprende y Barcelona Activa que también disponen de información para quienes quieran crear una empresa en esas ciudades, las facilidades fiscales, los trámites burocráticos y administrativos, los eventos, etcétera. Son, en resumen, programas de acompañamiento. Así lo entiende Juan Roure, profesor de Iniciativa Emprendedora de IESE Business School, quien además asegura que las medidas que ofrecen estas plataformas no aportan instrumentos financieros, por lo que estos emprendedores deben acudir a los mismos cauces que los nuevos empresarios nacionales. Estos son: redes de business angels, ayudas de carácter estatal como Enisa o préstamos ICO, o al capital riesgo.

La vía formativa. Otra fórmula a la que pueden acogerse quienes elijan nuestro país como el destino para sus empresas son las escuelas de negocios. Rodolfo Carpintier, presidente de DaD, recuerda que en estas instituciones más del 70% de sus alumnos son extranjeros y muchos de ellos optan por la creación de sus propias compañías. Estos organismos no sólo ofrecen la información teórica, también una red de contactos muy extensa que estos alumnos pueden aprovechar para encontrar financiación y asesoramiento.

Roure también señala a las redes de ex alumnos de escuelas internacionales y universidades. “De esta manera se creó eDreams. Javier Pérez-Tenessa usó el network de la Universidad de Stanford, cuando estaba terminando su máster en esta institución, para informarse de la mejor manera para poner en marcha su proyecto”, asegura el profesor del IESE.

Aunque todos los expertos consultados coinciden en que cualquier proyecto con potencial puede impulsarse en España, también creen que aún hacen falta más iniciativas para atraer talento.

El ejemplo de Chile

Chile cuenta con un programa para atraer talento empresarial extranjero. A través de Start Up Chile, los foráneos interesados en abrir una compañía en este país disponen de 50.000 euros de capital y una visa de trabajo por un año para desarrollar sus proyectos durante seis meses. En ese tiempo, se les pone en contacto con redes de capital y otros nuevos empresarios para facilitar el ‘networking’. Con esta iniciativa pretenden ser el ‘Silicon Valley’ latinoamericano.

Visado

Los inversores y emprendedores echan en falta un visado que atraiga el talento y fomente la creación de empresas por parte de extranjeros.

Ecosistema emprendedor

Christopher Pommerening conoce de primera mano las dificultades que un emprendedor se encuentra en el camino cuando se enfrenta a la aventura de poner en marcha su empresa. Más, si cabe, si éste emprende en un país que no es el suyo. Pommerening llegó a España hace 15 años, cuando todavía era un joven estudiante de management internacional y administración y dirección de empresas, y creó Autoscout24, un clasificados de coches. Su trayectoria no termina ahí. La sed emprendedora le llevó a poner en marcha otra compañía que fracasó y hoy es socio fundador de la primera empresa internacional de Capital Riesgo basado en España: Active Venture Partners.

Sus éxitos y, sobre todo, sus fracasos le han enseñado a moverse con destreza por el ecosistema emprendedor español. Sin embargo, admite que apenas hay iniciativas que ofrezcan la información que un nuevo empresario reclama para sacar adelante un proyecto en otro país. Por eso ha creado Foundum junto a su mujer, Daniela Arens, también emprendedora (es cofundadora de Linquia, un punto de encuentro entre redes sociales y marcas).

Arens resume su proyecto como un lugar en el que “facilitar a la siguiente generación de emprendedores los medios para su crecimiento y su éxito. Queremos incrementar su impacto positivo en el mundo durante las diferentes etapas en la creación de empresas”. Esa es la misión de Foundum: crear un ecosistema emprendedor local, nacional y global que conecte a nuevos empresarios de alto potencial de crecimiento y sus start up con inversores privados, asesores, proveedores de servicios y financieros para estimular la puesta en marcha de sus compañías.

Una compañía ‘made in Spain’ con tecnología Alemana

Timo Buetefisch llegó a España en 2002 para cursar un MBA en IESE y se quedó para hacer realidad su aventura empresarial: Cooltra, una empresa de alquiler y renting de motocicletas.

Timo Buetefisch, fundador de Cooltra. Este alemán, natural de Hannover, siempre quiso emprender. En 2003 puso en marcha una empresa que no funcionó y tres años más tarde, con más experiencia y contactos, logró hacer funcionar la compañía con la que en 2012 facturó 3,5 millones. Cuenta que poner en marcha una empresa en España no es más difícil que en cualquier otro país, pero admite que se necesita mucho esfuerzo y ganas para no darse por vencido. Buetefisch arrancó con una inversión inicial de 60.000 euros que puso de sus propio bolsillo y en estos años ha conseguido realizar cinco rondas de financiación. Asegura que ha presentado su proyecto a decenas de entidades financieras hasta dar con la que le otorgó un préstamo ICO que ya ha devuelto, y ha tenido que llamar a muchas puertas para lograr inversores privados. Admite, sin embargo, que conocer el idioma y la cultura del país soluciona muchos problemas y, en su caso, haber cursado un MBA en una escuela de negocios de prestigio también le ha abierto muchas puertas y le ha proporcionado una red de contactos importante. Aún así, Buetefisch reconoce que han sido años difíciles. “En 2006 compramos 50 motos y en 2007 me presenté a los primeros inversores. Hemos vivido en una montaña rusa y hemos tardado más de un lustro en llegar al punto de equilibrio”.

Aunque cree que las condiciones para la financiación podrían ser más sencillas, el fundador de Cooltra ha conseguido llevar a cabo cinco rondas de financiación con las que ha levantado tres millones de euros. Además, ya están en Italia, Francia y Grecia.

Fuente: http://www.expansion.com/2013/07/31/emprendedores-empleo/emprendimiento/1375286373.html