La financiación… ¿ya no es un problema?

‘Business angel’, fondos de capital riesgo -tanto nacionales como extranjeros-, plataformas de ‘crowdfunding’ y el apoyo de ciertas aceleradoras conforman un escenario bastante atractivo para aquel que se aventure a poner en marcha una empresa.

la financiacion ya no es un problema terramar centro de negocios

Poderoso caballero es Don Dinero. Y en el mundo de las start up mucho más, pues por muy revolucionaria que sea una idea de negocio si no se cuenta con el capital suficiente para ponerla en marcha se quedará sólo plasmada sobre el papel.

La buena noticia es que hemos pasado de ser uno de los países más bancarizados del planeta, a contar con un amplio abanico de posibilidades de financiación alternativa que incluye actores tan necesarios para el emprendedor como los business angel, los fondos de capital riesgo o algunas aceleradoras. Por suerte, el ecosistema emprendedor español ya no está en pañales “y ha dado pasos importantes como son la creación de una base potente de inversores, la formación de los emprendedores para captar capital, la vocación internacional de las start up y la experiencia de muchos innovadores que ya están en su segundo o su tercer proyecto”, defiende Alejandro Pérez, cofundador de Press42.

El escenario ha cambiado, y mucho. Hemos pasado de solicitar préstamos a las entidades financieras a acudir a rondas de financiación con fondos tanto nacionales como extranjeros. Además, se está produciendo coinversión de inversores locales con otros más experimentados y grandes que operan a nivel global. “Ya no se vive la situación de negociar rondas pequeñas en España y tener que irse fuera para captar más capital. Ahora los financiadores tienen un mejor trackrecord, han desinvertido en algunos proyectos y tienen mejores capacidades para coinvertir en proyectos de mayor volumen”, aplaude Pérez.

Aunque el crecimiento ha sido vertiginoso, tampoco podemos olvidar que España es, en términos de emprendimiento, un mercado emergente “por lo que hay que continuar con ambición de liderazgo mundial, sobre todo en determinados sectores”, apunta Carlos Conti, socio de Inveready quien considera que aún queda camino por recorrer y cree que sería necesario, entre otros aspectos, que “los inversores institucionales (los grandes fondos de pensiones, por ejemplo) se interesaran por el mundo start up para no depender únicamente de los family office“.

El valor de las valoraciones

Siempre se necesitará gasolina, pero no a cualquier precio. Sobre esto también hemos aprendido en estos años. Los emprendedores son más conscientes de la importancia de valorar la empresa en su justa medida, y ahora “las valoraciones son más altas porque los emprendedores atacan un espectro más amplio. Son más internacionales y, por tanto, necesitan más dinero”, recuerda Iñaki Arrola, socio del fondo de capital riesgo K Fund y fundador de coches.com. Las rondas no son más que una oportunidad de pedir dinero a inversores para realizar determinados progresos en la empresa. Sobrevalorar la compañía entrampará al emprendedor que no sólo tendrá que justificar ese valor, también elevarlo en cada ronda.

Otro de los aspectos en los que hemos mejorado es en nuestro amor propio. Parece que poco a poco vamos haciéndonos a la idea de que nuestro mercado poco tiene que ver con el de Estados Unidos, pero tiene sus ventajas y su atractivo. “El mercado en EEUU es mucho más maduro, pues cuenta con un proceso mucho más definido y estandarizado. No es lo mismo afrontar una ronda de financiación en España que al otro lado del charco. A una determinada valoración, en el 99% de los casos, se consigue más dinero en EEUU”, asegura Patricia Mata, responsable Fintech de Grupo CIMD. Pero también es cierto que “no se trata tanto de ser más caro o más barato. El inversor busca el valor, y la valoración de una compañía debe hacerse en función de sus necesidades de capital”, avisa Aquilino Peña, socio fundador de Kibo Ventures. En este aspecto, las firmas españolas tienen ventaja. Son más asequibles para el inversor y por tanto también competitivas.

A los investor day de algunas aceleradoras y lanzaderas,los business angel -mucho más profesionalizados que hace unos años-, y los fondos de capital riesgo -tanto nacionales como extranjeros- se unen otras estrategias de capitalización relativamente más nuevas como el media for equity o el venture debt. Lo que dibuja un panorama diametralmente distinto al de un lustro. “Hace cinco años, la financiación era prácticamente pública, había algunos business angel y apenas inversores profesionales, menos aún extranjeros”, recuerda Peña. Ahora, “hay muchos más fondos y dinero, por lo que si cuentas con un buen proyecto, escalable, global y con futuro, y sabes tocar la puertas adecuadas encontrarás financiación”, asegura Arrola.

Los ‘exits’

Sin embargo, que haya dinero en el mercado no significa que éste se mueva como debiera. Los fondos invierten, sí, cada vez más y en start up con mejores perspectivas. Pero se quejan, la mayoría, de la falta de exits para las que el corporate es indispensable. Si las grandes empresas compraran innovación, los inversores se animarían a entrar en más compañías emergentes porque tendrían una cierta garantía de que el horizonte de desinversión no depende de otra ronda.

“Gran parte de la falta de exits puede deberse a la falta de adquisiciones por el corporate. En mercados más maduros es habitual la inversión o compra por partes de pequeñas empresas por multinacionales con el fin de mejorar sus procesos, capacidades e innovación. Esto es algo que en España aún no existe y que debería comenzar a producirse para hacer que el mercado se dinamice y asegurar un futuro tanto a las grandes compañías como a las pequeñas”, reflexiona Pérez.

2015 cerró con un récord de inversión en start up tecnológicas. Se rondaron los 600 millones de euros. Una cifra nada desdeñable que, según Arrola, podría superarse este año también “pues el segundo trimestre ha marcado récord”. Que así sea…

El ‘crowdfunding’, otra forma de captar dinero

Este tipo de financiación colectiva puede adquirir muchas formas: de donación, de recompensa, ‘equity’ y ‘lending’. Pero si lo que buscas es capitalizar tu nueva empresa deberás elegir entre una de las dos últimas. Tanto una como otra no sólo sirven para levantar capital en las primeras fases de tu ‘start up’, sino también para tantear tu proyecto entre inversores no corporativos que te van a pedir un buen plan de negocio, una idea innovadora, un equipo adecuado, fiabilidad y escalabilidad. Con el ‘crowdfunding’ no cuentas con unos requisitos tan duros como con las entidades financieras y te permite conocer inversores y expertos relacionados con el sector en el que emprendes. Pero toda moneda tiene una cara y una cruz, y si te decides por esta fórmula tendrás que tener en cuenta que el acuerdo lo cierras con más de un inversor;que la mayoría de estos financiadores piden entre un 10% y un 20% de tu accionariado, en el caso del ‘equity’, y un 15% de interés medio en el caso del ‘lending'; y que deberás presentar una buena propuesta de inversión con un horizonte de salida de entre tres y cinco años o bien una opción de recompra, entrada de otro grupo inversor o la venta de la compañía. En este tipo de financiación también se ha madurado y ya tienen hasta su propia ley. Una norma que trajo bastante cola y puso en frente a las plataformas de ‘crowdfunding’, que conformaron una especie de ‘lobby’ para cambiar aquellos capítulos que no reflejaban la realidad de este tipo de financiación. Aunque le ha costado hacerse un hueco, pues muchos relacionaban esta fórmula de capitalización con el mundo del cine, la música y el espectáculo, ya ha llegado a sectores como el inmobiliario con firmas como Housers.es; y no son pocos los que la eligen como la vía para financiar su idea de negocio. No sólo aporta dinero, también contactos.

Fuente: http://www.expansion.com/emprendedores-empleo/emprendedores/2016/09/05/57cdb13846163f5b5c8b45e0.html

Si está interesado en alquilar una oficina, un espacio coworking, oficinas compartidas,  salas de conferencias o salas de reuniones en Benidorm (Alicante), con unas modernas e innovadoras instalaciones, Terramar Centro de Negocios les invita a conocerlos.

www.centrodenegociosbenidorm.com

www.co-spaces.es